domingo, 20 de septiembre de 2009

CONFIESO UNA MANIA


Esta entrada en mi blog no tiene que ver con Arte, pero igual la hago por si hay, por ahí dando vueltas, alguien que comparte esta manía...
Les cuento cómo comenzó: Allá por los años 80-90 llevábamos, con mi mujer, a mi suegra al Policlínico Bancario de Bs. As. una vez cada 15 días, mientras ellas iban al médico yo esperaba enfrente, en la Plaza Irlanda, parece ser que debe haber sido un antiguo basural o algo así porque noté que había muchos pedacitos de porcelana y cerámica rotos esparcidos por ahi... y recogí uno... y recogí otro... y ahora se me hizo una manía, a donde voy busco, y ya tengo cientos.
Pero no es custión de juntar cualquier cosa, en principio deben estar esmaltados en ambas caras, y a partir de ahí los clasifico si tienen decoración, si tienen relieve, si tienen marca de fabricante, si son bordes de platos lisos u ondulados, si son restos de asas de tazas, etc.
¿Habrá alguien con esta costumbre? ¡Tengo repetidos para cambiar!
¿Será una vuelta a la infancia cuando cambiabamos figuritas?

4 comentarios:

leanyvir dijo...

AHHHHHHH!!!!!! ahora entiendo el mail de hoy, reclando de la nada, cachitos de ceramicas neocelandesas jajjaaj, ya te voy a encontrar alguna! besos

María W. dijo...

Muy gracioso y peculiar, pero por lo visto bien metódico, lo digo por la clasificación. No junto pedacitos de porcelana, pero sí vidrios rotos y gastados, cuanto más gastados, mejor. Pero para eso tengo que caminar por la orilla del mar o de el río...

Roberto Marín dijo...

Bueeeeeeeeeeeno... va apareciendo gente con rasgos similares, no seran cachitos de porcelana pero...
¡Bien hecho, María! Adelante con los vidrios!!!

gabyta dijo...

aaaay Roberto! Gracias por pasar y darme aliento!
Juroooo que mañana voy, y junto todo. (me voy a querer matar si llego al terreno y ya no estan, lo sé lo sé) que bola que soy!
Beso!